jueves, 4 de diciembre de 2014

INSECTOS ROBOT


Esto es un avión espía en forma de insecto a utilizar en las zonas urbanas. Un dron espía que ya está en producción, financiado por el Gobierno de los EE.UU.
Puede ser controlado remotamente y está equipada con una cámara y un micrófono. Puede aterrizar en ti, y tiene el potencial (microjeringa) para tomar una muestra de ADN o dejar una muestra de nanotecnología RFID de seguimiento en su piel.
Puede volar a través de una ventana abierta, o se puede adjuntar a su ropa hasta que los lleve a su casa




En los últimos años una serie de aviones en miniatura o microvehículos aéreos (MAV, por sus siglas en inglés), basados en la misma física utilizada por los insectos voladores, han sido presentados al público. Un laboratorio de la Universidad de Pennsylvania mostró recientemente un tipo de drones programado para comportarse como un enjambre, una red de 20 'nano-quadrotors' (minúsculos helicópteros propulsados por cuatro rotores) que vuelan en formaciones sincronizadas.

El temor se desató en 2007 cuando los informes sobre extraños objetos voladores flotando por encima de las protestas en contra de la guerra despertaron acusaciones de que el Gobierno de EE. UU estaba desarrollando en secreto estos insectos robóticos espías.


                                           


En 2008 la fuerza aérea de EE.UU mostró espías del tamaño de insectos, pequeños como abejorros, que no se detectan en los edificios, y que son capaces de "fotografiar, grabar, e incluso atacar a insurgentes y terroristas".Cabe recordar que en 2008 la agencia de investigación militar DARPA llevó a cabo un simposio para discutir sobre insectos, robots y armas biológicas y EE. UU no es el único país que ha invertido dinero en la miniaturización de aviones no tripulados para usarlos como espías países como Francia, Holanda e Israel han desarrollado drones que simulan el aleteo de aves según opinan expertos como el zoólogo richard bomphrey, de la universidad de oxford, la naturaleza ha resuelto el problema de crear máquinas voladoras en miniatura, y asegura que si aprendemos de los insectos “lograremos crear una nueva serie de vehículos de vigilancia que, debido a su tamaño y su capacidad de volar como insectos, se podrán camuflar completamente en nuestro entorno”.




ABEJAS ROBOTICAS

Los sistemas modernos de agricultura industrial han afectado a la biodiversidad de manera negativa. Un gran ejemplo es la dramática disminución de abejas, a consecuencia del uso de químicos, pesticidas y herbicidas. activistas e investigadores señalan a Monsanto como responsable de estas bajas que, según estudios, de seguir así puede significar una catástrofe ambiental. Lo que no se sabía es que la transnacional tiene un as bajo la manga.

Monsanto estudia la posibilidad de utilizar abejas robóticas para polinizar cultivos transgénicos. Los avances en robótica hacen posible esta descabellada idea, al generar sistemas de coordinación que imiten el comportamiento real de estos insectos. El desarrollo corre a cargo de la Universidad de Harvard, en su proyecto de micro vehículos aéreos el cual trabaja desde 2009.

Las abejas robóticas están hechas de titanio y plástico, en tamaño real. Según los desarrolladores estas micro máquinas se pueden programar para imitar la biomecánica y organización social de los insectos. Es una colonia mecánica capaz de polinizar plantas. En caso de que Monsanto adopte esta tecnología, podría acelerarla la producción de sus cultivos transgénicos en específico.








ROBOBEE,EL INSECTO VOLADOR MÁS PEQUEÑO DEL MUNDO

En realidad, RoboBee no es formalmente un drone (de momento), ya que para volardebe estar conectado por un cable al ordenador que lo controla. A través de dicho cable recibe tanto la energía eléctrica para alimentar sus motores como las órdenes de vuelo que debe cumplir.En el futuro contará con un sistema integrado de comunicaciones para recibir las órdenes, además de una batería lo bastante ligera como para permitirle volar sin afectar a su aerodinámica, con la suficiente autonomía.




Muy pequeño. Concretamente, tiene un tamaño de unos 3 cm de ala a ala, y un peso de tan sólo 80 miligramos. A pesar de eso, incorpora la tecnología necesaria para mover sus alas (incluso de forma independiente una de la otra) hasta 120 veces por segundo, y alguna que otra característica extra, como una cámara para capturar imágenes de aquello que ve. El dispositivo puede realizar vuelo estático, desplazamientos laterales, etc. Y es que este pequeño insecto robótico está pensado para, en un futuro, poder ayudar en labores de rescate y reconocimiento.


                                           


Aunque pueda parecer algo sencillo por sus reducidas dimensiones, lo cierto es que su diseño ha llevado 12 años, y el resultado ha sido tan bueno que incluso fue publicado en la revista Science. De nuevo, un proyecto que ha encontrado su inspiración en el mundo animal para ayudar al ser humano en determinadas tareas.

INSECTOS ROBÓTICOS CAPACES DE SALVAR VIDAS

Científicos de la Universidad de Carolina del Norte desarrollaron un software para aplicar en insectos y hacerlos capaces de salvar vidas. A estos insectos robóticos llamados “biobots”, porque son mitad seres vivos y mitad robots, se les coloca un sensor que monitorea sus movimientos que son codificados en señales que luego se envían a los receptores a través de ondas de radio.




Los “biobots” serán capaces, por ejemplo, delocalizar personas que hayan quedado atrapadas entre escombros de derrumbes de terremotos ya que, gracias a su pequeño tamaño y agilidad, podrán moverse fácilmente por esas zonas.para el doctor edgar lobaton, profesor asistente de ingeniería en computación y eléctrica y autor principal de la investigación, el nuevo software podría "salvar vidas" en casos de desastres naturales como un terremoto. el investigador, de nacionalidad peruana explicó que una de las características de estos insectos robóticos es su movimiento totalmente aleatorio y al azar lo que ellos utilizan como un aspecto a favor.bobaton explicó además que estos “biobots” no pueden ser rastreados por sistemas de gps, por lo que conocer su ubicación exacta, por el momento es imposible,aunque aclaró que los sensores facilitarán, a través de las señales que envían, ciertos datos de su ubicación. añadió también que los investigadores podrán enviarle órdenes a los “biobots” para que sigan recorriendo las zonas marcadas hasta encontrarse con paredes o superficies que les impidan avanzar los biobots también podrán ser utilizados en zonas con amenazas radioactivas o de bombas a la que las personas y agentes de seguridad pública tienen limitado el acceso por el peligro que genera.


0 comentarios:

Publicar un comentario